Dolarización en Argentina: una oportunidad perdida


Protesta frente al edificio del Congreso Nacional en Buenos Aires, mientras los legisladores debaten el paquete de reformas de Milei. 31 de enero de 2024.

Argentina ha luchado contra la inflación crónica y la inestabilidad económica durante décadas. Durante la campaña electoral, Javier Milei prometió eliminar el peso y adoptar oficialmente el dólar estadounidense. Milei salió victorioso de las elecciones presidenciales de noviembre de 2023. Sin embargo, desde que asumió el cargo, Milei no ha dolarizado a Argentina como prometió. En cambio, ha elegido un enfoque más gradual, implementando una serie de reformas fiscales y estructurales que, en su opinión, sentarán las bases para una futura dolarización.

¿Es factible y efectiva la estrategia revisada de Milei, o es una oportunidad perdida para restaurar la confianza y la estabilidad en la economía argentina?

En nuestro libro, “Dolarización para Argentina”, Emilio Ocampo y yo sostuvimos que la opción óptima para Argentina es adoptar la dolarización lo antes posible, incluso antes de otras reformas. Nuestro argumento se basa en la creencia de que la dolarización no actúa como sustituto de otras reformas, sino como catalizador de ellas: una condición necesaria (pero no suficiente) para la recuperación económica de Argentina.

La dolarización eliminaría rápidamente la alta inflación. También mitigaría los riesgos de crisis monetarias, devaluaciones y fuga de capitales, que han sido problemas persistentes en Argentina durante años. Además, la dolarización reduciría los costos de endeudamiento, atraería inversión extranjera y promovería el comercio y la integración con Estados Unidos y otras naciones dolarizadas. Nuestras predicciones no son ilusiones. Son exactamente lo que se ha observado tras la dolarización en otros países, como Ecuador en 2000.

Las ventajas de la dolarización se extienden más allá de la economía. Al adoptar el dólar desde el principio, el gobierno se ganaría la confianza y el apoyo del público. Este aumento de la confianza pública proporcionaría al gobierno el capital político y la libertad necesarios para implementar otras reformas muy necesarias, como las del sistema tributario, el sistema de pensiones, el mercado laboral, el poder judicial y la calidad institucional.

Lamentablemente, este escenario previsto no se está desarrollando en Argentina. Milei ha pospuesto la dolarización y actualmente está intentando aprobar una megaley integral que abarque reformas importantes. Estas reformas incluyen lograr un presupuesto equilibrado para fin de año, reducir el gasto público, revisar el código tributario y privatizar empresas estatales. Sin embargo, enfrenta una formidable oposición y resistencia por parte del Congreso, los sindicatos y las provincias. Ya se han hecho compromisos, como eliminar algunos aumentos de impuestos propuestos, para asegurar votos para los componentes restantes de la megaley.

Esta situación plantea varios problemas. En primer lugar, destaca el poder político de Milei, más débil de lo esperado, apenas dos meses después de su mandato. En segundo lugar, genera preocupación sobre su capacidad para cumplir objetivos fiscales y reducir la inflación, que alcanzó el 210 por ciento en 2023. En tercer lugar, arroja dudas sobre la sostenibilidad de su plan monetario, que implica una vinculación móvil del peso al dólar a una tasa del 2 por ciento. tasa mensual. Si la fe en el compromiso del gobierno con este plan flaquea, podría provocar una prisa por comprar dólares. En el peor de los casos, Argentina se encontraría en una crisis monetaria en toda regla.

En cambio, una dolarización temprana habría creado una dinámica diferente. Los efectos de la dolarización habrían sido más rápidos y evidentes que los de las reformas fiscales y de otro tipo, que normalmente tardan al menos un año en completarse. El público habría experimentado el impacto positivo antes, fomentando una mayor disposición a apoyar la agenda de reformas del gobierno. Además, el gobierno habría evitado el costo de credibilidad asociado con cambiar de estrategia y renegar de la promesa de dolarización.

La demora en la implementación de la dolarización en Argentina presenta desafíos que podrían haberse evitado si Milei hubiera cumplido su promesa de abandonar el peso de inmediato. El enfoque actual de Milei plantea dudas sobre su fuerza política, sus objetivos económicos y la sostenibilidad de su plan monetario revisado. Una acción rápida y decisiva a través de la dolarización habría colocado a Argentina en un camino más prometedor, brindando alivio inmediato a sus problemas económicos y obteniendo el apoyo público crucial necesario para reformas integrales. Es posible que la dolarización todavía tenga lugar en Argentina, pero más tarde y a un costo mayor.

Nicolás Cachanosky

El Dr. Cachanosky es Profesor Asociado de Economía y Director del Centro para la Libre Empresa de la Facultad de Negocios Woody L. Hunt de la Universidad de Texas en El Paso. También es miembro del Centro Friedman-Hayek para el Estudio de una Sociedad Libre de la UCEMA. Se desempeñó como Presidente de la Asociación de Educación de la Empresa Privada (APEE, 2021-2022) y en la Junta Directiva de la Sociedad Mont Pelerin (MPS, 2018-2022).

Obtuvo una Licenciatura en Economía de la Pontificia Universidad Católica Argentina, una Maestría en Economía y Ciencias Políticas de la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas (ESEADE) y su Ph.D. en Economía de la Universidad de Suffolk, Boston, MA.

El Dr. Cachanosky es autor de Reflexiones sobre la economía argentina (Instituto Acton Argentina, 2017), Equilibrio monetario y metas de ingreso nominal (Routledge, 2019) y coautor de Teoría austriaca del capital: un estudio moderno de lo esencial (Prensa de la Universidad de Cambridge, 2019), Capital y finanzas: teoría e historia (Routledge, 2020), y Dolarización: Una Solución para la Argentina (Editorial Claridad, 2022).

La investigación del Dr. Cachanosky ha sido publicada en medios como Revista de organización y comportamiento económico, Elección pública, Revista de economía institucional, Revista trimestral de economía y finanzasy Revista de Historia del Pensamiento Económico entre otros puntos de venta.

Recibe notificaciones de nuevos artículos de Nicolás Cachanosky y AIER.



Source link

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours