La inflación se redujo notablemente en enero

(ACTUALIZAR) La inflación se desaceleró hasta situarse dentro del objetivo en enero debido a la caída de los precios de los alimentos, informó el martes la Autoridad de Estadísticas de Filipinas (PSA).

Con un 2,8 por ciento, el crecimiento de los precios al consumidor se desaceleró desde el 3,9 por ciento de diciembre y fue sustancialmente menor que el máximo de 14 años del 8,7 por ciento observado un año antes.

También fue el más bajo en más de tres años o desde el 2,3 por ciento de octubre de 2020.

La inflación alcanzó el extremo inferior de la estimación del Bangko Sentral ng Pilipinas (BSP) de 2,8 a 3,6 por ciento para el mes y estuvo por debajo de la mediana del 3,0 por ciento en una encuesta de economistas del Manila Times.

Después de casi dos años de inflación por encima del objetivo, el resultado de enero marcó el segundo mes consecutivo en que la tasa cayó dentro del objetivo del BSP de entre 2,0 y 4,0 por ciento.

Recibe las últimas noticias


entregado a su bandeja de entrada

Suscríbase a los boletines informativos de The Manila Times

Al registrarme con una dirección de correo electrónico, reconozco que he leído y acepto los Términos de servicio y la Política de privacidad.

Sin embargo, el banco central advirtió que la inflación podría acelerarse nuevamente y dijo que las tasas de interés clave se mantendrían altas hasta que se estabilice el crecimiento de los precios.

La tasa de política monetaria del BSP se sitúa actualmente en el 6,5 por ciento, la más alta desde 2007, luego de 450 puntos básicos de aumentos de tasas a partir de mayo de 2022, cuando la inflación aumentó tras la invasión rusa de Ucrania.

Contribuyente principal

«La tendencia a la baja de la inflación general en enero de 2024 se debió principalmente al incremento anual más lento de los alimentos y bebidas no alcohólicas, del 3,5 por ciento… desde el 5,4 por ciento del mes anterior», dijo la PSA en un comunicado.

Los alimentos y bebidas alcohólicas representaron una participación del 47,1 por ciento o 1,3 puntos porcentuales de la inflación general.

La inflación de los alimentos, en particular, se desaceleró al 3,3 por ciento desde el 5,5 por ciento en diciembre, lo que según la PSA se debió a una contracción más pronunciada del 20,8 por ciento desde el 9,2 por ciento en los precios de las verduras, tubérculos, plátanos, plátanos para cocinar y legumbres.

Otros productos alimenticios que registraron caídas de precios fueron el maíz (-4,3 por ciento desde -3,5 por ciento), aceites y grasas (4,3 por ciento desde -3,6 por ciento); carne y otras partes de animales terrestres sacrificados (-0,7 por ciento desde 0,2 por ciento); y azúcar. confitería y postres (-1,0 por ciento desde 0,1 por ciento).

En cuanto a los artículos no alimentarios, la vivienda, el agua, la electricidad, el gas y otros combustibles registraron una inflación más lenta del 0,7 por ciento mensual desde el 1,5 por ciento, mientras que la inflación del transporte cayó un 0,3 por ciento después de aumentar un 0,4 por ciento un mes antes.

La inflación subyacente, que excluye los elementos volátiles de alimentos y energía, se desaceleró aún más en enero a 3,8 por ciento desde el 4,4 por ciento observado el mes anterior y el 7,4 por ciento un año antes.

El arroz es una preocupación

La inflación del arroz, sin embargo, aumentó a un máximo de 14 años del 22,6 por ciento desde el 19,6 por ciento de diciembre, lo que, según la estadística nacional Claire Dennis Mapa, se debió a los altos precios actuales del mercado mundial.

Los efectos de base que permitieron una menor inflación general tuvieron el efecto opuesto para el arroz, y Mapa señaló que el crecimiento de los precios del alimento básico fue mucho menor hace un año.

Se espera que la inflación del arroz siga acelerándose a medida que las rachas secas provocadas por el patrón climático de El Niño afecten la producción agrícola.

El secretario de Planificación Socioeconómica, Arsenio Balisacan, en una declaración separada, dijo que el gobierno continuaría monitoreando el suministro de alimentos y los precios.

Dado que se espera que El Niño dure hasta mayo, dijo que el gobierno «introducirá medidas provisionales, según sea necesario, como permitir mayores importaciones de productos básicos clave…»

Señaló que los aranceles reducidos sobre la carne de cerdo, el maíz y el arroz de 2024 se habían extendido hasta finales de 2024 y que Filipinas firmó recientemente un acuerdo con Vietnam para el suministro de entre 1,5 y dos millones de toneladas métricas de arroz por año.

El departamento de Bienestar Social también planea ampliar un programa de cupones de alimentos para cubrir a 300.000 familias en un intento de ayudar a los más vulnerables este año, dijo Balisacan.

Riesgos alcistas

El BSP dijo que la caída de la inflación de enero estuvo en línea con las expectativas de una moderación en el primer trimestre, debido principalmente a los efectos de base y al alivio parcial de las restricciones de oferta.

Sin embargo, el crecimiento de los precios al consumidor podría volver a superar el 4,0 por ciento a partir del segundo trimestre debido a El Niño y los continuos efectos de base.

El balance de riesgos para las perspectivas de inflación, dijo el BSP, «todavía se inclina significativamente al alza».

«Los principales riesgos al alza están asociados con presiones potenciales que emanan de mayores tarifas de transporte, mayores tarifas de electricidad, mayores precios del petróleo y mayores precios de los alimentos debido a las fuertes condiciones de El Niño», añadió.

«Mientras tanto, el impacto de una recuperación global relativamente débil y las medidas gubernamentales para mitigar los efectos de El Niño podrían aliviar algunas presiones sobre los precios».

La política monetaria se mantendrá en un nivel suficientemente estricto hasta que se note una disminución sostenida de la inflación, continuó el banco central.

El BSP dijo que tendría en cuenta el último resultado de inflación, junto con los datos preliminares de crecimiento de 2023, durante una reunión de política monetaria el próximo jueves 15 de febrero.

La economía filipina creció un 5,6 por ciento el año pasado, sin alcanzar el objetivo del gobierno de entre un 6,0 y un 7,0 por ciento. Un factor fue las altas tasas de interés, que todavía se encontraban entre las más altas de la región.

Los analistas esperan que las autoridades monetarias vuelvan a frenar el fuego, y es probable que los recortes de tipos sólo comiencen en la segunda mitad del año o en junio como muy pronto.



Source link

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours