El Salvador celebra la probable reelección del ‘dictador más cool del mundo’

9 min read


SAN SALVADOR, El Salvador (AP) — Los salvadoreños llenaron la plaza central de la capital el domingo por la noche para celebrar la esperada reelección de Nayib Bukele como presidente incluso antes de que se anunciaran los resultados oficiales.

Con índices de aprobación en alza y prácticamente sin competencia, es casi seguro que Nayib Bukele se encaminaba a un segundo mandato de cinco años como presidente. Después de votar, se enfrentó a los periodistas y afirmó que los resultados de las elecciones servirían como un “referéndum” sobre su administración.

Dos horas después del cierre de los colegios electorales, y sin que se anunciaran resultados oficiales, Bukele dijo en la plataforma X que “según nuestros números” había ganado. No se esperaban resultados oficiales preliminares hasta el domingo por la noche.

Muchos votantes expresaron el domingo su disposición a renunciar a algunos elementos de la democracia si eso significa mantener a raya la violencia de las pandillas.

La constitución de El Salvador prohíbe la reelección. Pero después de que su partido obtuviera la victoria en las elecciones legislativas de 2021, el congreso recién elegido purgó el tribunal constitucional del país y reemplazó a los jueces por leales. Posteriormente dictaminaron que Bukele podría postularse para un segundo mandato. Los críticos dicen que ha socavado el sistema de controles y equilibrios del país.

El domingo por la noche, el rostro de Bukele aparecía pegado en gran parte de la plaza principal del centro de San Salvador, en banderas, camisetas y recortes de vallas publicitarias de tamaño natural.

Delya Rodríguez se unió a cientos de personas que ya celebraban en la plaza principal de San Salvador, vistiendo una camiseta con la cara de Bukele que decía “Todos por la reelección”.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, que busca la reelección, saluda a sus seguidores después de votar en las elecciones generales en San Salvador, El Salvador, el domingo 4 de febrero de 2024.

Foto AP/Salvador Meléndez

“Me considero fanático de Bukele”, dijo Rodríguez. “Esta es la primera vez que soy fanático de un partido”.

La criadora de pollos dijo que nunca había visto a los partidos tradicionales de El Salvador hacer algo por personas como ella y restó importancia a las críticas al líder.

«Es un presidente históricamente singular y diferente», dijo.

La administración de Bukele ha arrestado a más de 76.000 personas desde que comenzó la represión de las pandillas en marzo de 2022. Los arrestos masivos han sido criticados por la falta del debido proceso, pero los salvadoreños han retomado sus barrios controlados durante mucho tiempo por las pandillas.

José Dionisio Serrano, de 60 años, estaba orgulloso de ser la primera persona en la fila a las 6 am del domingo cuando los votantes comenzaron a esperar afuera de una escuela en el barrio de Zacamil, anteriormente controlado por pandillas, en Mejicanos, justo al norte de San Salvador. El profesor de fútbol dijo que planeaba votar por Bukele y su partido Nuevas Ideas.

“Necesitamos seguir cambiando, transformándonos”, dijo Serrano. “Honestamente, hemos vivido periodos muy duros en mi vida. Como ciudadano he vivido épocas de guerra, y esta situación la teníamos con las pandillas. Ahora tenemos una gran oportunidad para nuestro país. Quiero que las generaciones venideras vivan en un mundo mejor”.

Mejicanos estuvo históricamente dividido entre dos pandillas la mayor parte de la vida de Serrano, y tuvo que huir durante varios años después de que miembros de la pandilla le dispararon y amenazaron su vida. Cuando se le preguntó sobre las preocupaciones de que Bukele estuviera buscando la reelección a pesar de una prohibición constitucional, lo desestimó y dijo: “Lo que la gente quiere es otra cosa”.

Los partidos tradicionales de izquierda y derecha de El Salvador que crearon el vacío que Bukele llenó por primera vez en 2019 siguen en ruinas. Alternándose en el poder durante unas tres décadas, la conservadora Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) y el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) quedaron completamente desacreditados por su propia corrupción e ineficacia. Sus candidatos presidenciales de este año obtuvieron resultados de un solo dígito en las encuestas.

Bukele, quien se describe a sí mismo como “el dictador más genial del mundo”, ha ganado fama por su brutal represión contra las pandillas, en la que más del 1% de la población del país ha sido arrestada.

Simpatizantes del presidente salvadoreño Nayib Bukele se reúnen frente al Palacio Nacional para celebrar su reelección durante las elecciones presidenciales y legislativas en San Salvador el 4 de febrero de 2024. (Foto de Marvin RECINOS / AFP)

MARVIN RECINOS vía Getty Images

El domingo por la tarde, Bukele se abrió paso entre una multitud de seguidores para votar vistiendo una camiseta de golf azul y una gorra de béisbol blanca.

Sonriendo, Bukele y su esposa dejaron caer sus boletas en la urna mientras el éxito de REM de 1987, “Es el fin del mundo como lo conocemos (y me siento bien)”, sonaba a todo volumen por los parlantes. Bukele tiene la costumbre de trollear a sus críticos.

Poco después de emitir su voto, Bukele dijo en conferencia de prensa que era importante elegir una Asamblea Legislativa que continúe aprobando el estado de emergencia que le ha otorgado poderes extraordinarios para combatir a las pandillas.

Bukele dijo que la votación podría verse como un “referéndum” sobre lo que había hecho su administración.

“No estamos sustituyendo la democracia porque El Salvador nunca tuvo democracia”, dijo. “Esta es la primera vez en la historia que El Salvador tiene democracia. Y no lo digo yo, lo dice la gente”.

Cuando se le preguntó sobre los inocentes atrapados en la represión de las pandillas, dijo que El Salvador tenía ahora una de las tasas de encarcelamiento más altas del mundo porque está pasando de ser la capital mundial del asesinato a ser uno de los países más seguros. Descartó las críticas extranjeras por promover “recetas” fallidas e ignorar la solución local de su administración.

Si bien su administración es acusada de cometer abusos generalizados contra los derechos humanos, la violencia también se ha desplomado en un país conocido hace apenas unos años como uno de los más peligrosos del mundo.

Aunque críticos como Reinaldo Duarte, un trabajador informal que vende libros en la calle, dijo que votaría por el FMLN, no porque pudieran ganar, sino para votar en contra de Bukele.

Dijo que la estancada economía ha afectado desproporcionadamente a los trabajadores informales y expresó su preocupación porque el gobierno de Bukele no es transparente en su gestión de los fondos públicos y su guerra contra las pandillas, diciendo que «hay muchos líderes de pandillas libres».

En el período previo a la votación del domingo, Bukele no hizo apariciones públicas de campaña. En cambio, el populista cubrió sus redes sociales y pantallas de televisión en todo el país con un simple mensaje grabado desde su sofá: si él y su partido Nuevas Ideas no ganaban las elecciones este año, “la guerra con las pandillas estaría en riesgo. «

Bukele, de 42 años, y su partido son cada vez más considerados como un caso de estudio de un aumento global más amplio del autoritarismo.

«Existe un creciente rechazo a los principios básicos de la democracia y los derechos humanos, y un apoyo al populismo autoritario entre las personas que sienten que conceptos como la democracia, los derechos humanos y el debido proceso les han fallado», dijo Tyler Mattiace, investigador de las Américas de Human Rights Watch. .

Alemán informó desde Santa Tecla, El Salvador.



Source link

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours