El director ejecutivo de OpenAI, Sam Altman, supuestamente busca billones de dólares para un proyecto de chip de IA

4 min read


Sam Altman, director ejecutivo de OpenAI, en la reunión anual de Hope Global Forums en Atlanta el 11 de diciembre de 2023.

Cámaras de Dustin | Bloomberg | imágenes falsas

El director ejecutivo de OpenAI, Sam Altman, está buscando billones de dólares en inversiones para reformar la industria global de semiconductores, informó The Wall Street Journal.

Altman ha hablado durante mucho tiempo del problema de oferta y demanda con los chips de IA (muchos gigantes de la IA los quieren, pero no hay suficientes para todos) y que limita el crecimiento de OpenAI. Está considerando un proyecto que aumentaría la capacidad global de construcción de chips, según un informe del jueves por la tarde en The Wall Street Journal, y al parecer está en conversaciones con diferentes inversores, incluido el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos.

Altman podría necesitar recaudar entre 5 y 7 billones de dólares para el esfuerzo, informó The Wall Street Journal, citando una fuente. CNBC no pudo confirmar el número. OpenAI no respondió a una solicitud de comentarios.

El miércoles, Altman publicó en X que OpenAI cree que «el mundo necesita más infraestructura de IA (capacidad fabulosa, energía, centros de datos, etc.) de la que la gente planea construir actualmente». Añadió que «construir una infraestructura de IA a gran escala y una cadena de suministro resiliente es crucial para la competitividad económica» y que OpenAI intentaría ayudar.

La noticia sigue a cierta controversia sobre algunos de los esfuerzos e inversiones anteriores de Altman en chips.

Justo antes del breve derrocamiento de Altman como CEO de OpenAI, supuestamente estaba buscando miles de millones para una empresa de chips nueva y aún no formada cuyo nombre en código era «Tigris» para eventualmente competir con Nvidia, viajando a Medio Oriente para recaudar dinero de los inversores.

En 2018, Altman invirtió personalmente en una startup de chips de IA llamada Rain Neuromorphics, con sede cerca de la sede de OpenAI en San Francisco, y en 2019, OpenAI firmó una carta de intención para gastar 51 millones de dólares en los chips de Rain. En diciembre, Estados Unidos obligó a una firma de capital de riesgo respaldada por Saudi Aramco a vender sus acciones en Rain.

Nvidia ha sido la gran fuente de ingresos durante el auge de la IA generativa del año pasado, y su capitalización de mercado se triplicará con creces en 2023. Las unidades de procesamiento de gráficos, o GPU, de la compañía impulsan los grandes modelos de lenguaje creados por OpenAI. Alfabeto, Meta y una creciente cosecha de startups fuertemente financiadas que luchan por una porción del pastel de la IA generativa.

Nvidia controla actualmente alrededor del 80% de ese mercado de chips de IA con una capitalización de mercado actual de alrededor de 1,72 billones de dólares, no muy lejos de superar a gigantes tecnológicos como Amazonas y Alphabet en capitalización de mercado. Es probable que Altman busque cambiar eso.

En noviembre de 2022, cuando se lanzó ChatGPT de OpenAI, la empresa tenía un número limitado de GPU y capacidad, y en gran medida se consideraba una empresa que crea herramientas para desarrolladores y empresas, dijo a CNBC el director de operaciones de OpenAI, Brad Lightcap, en noviembre pasado. Cuando llegó el momento de lanzar su ahora viral bot ChatGPT, Lightcap recordó que Altman fue un gran defensor de «simplemente intentarlo», siendo su tesis que había algo importante y personal en la interacción basada en texto con los modelos.

La medida dio sus frutos. ChatGPT batió récords en su momento como la aplicación para consumidores de más rápido crecimiento en la historia y ahora tiene más de 100 millones de usuarios activos semanales, junto con más del 92% de las empresas Fortune 500 que utilizan la plataforma, según OpenAI.

En noviembre pasado, la junta directiva de OpenAI destituyó a Altman, lo que provocó renuncias (o amenazas de renuncias), incluida una carta abierta firmada por prácticamente todos los empleados de OpenAI, y el revuelo de los inversores, incluido Microsoft. Al cabo de una semana, Altman estaba de regreso en la empresa. Desde entonces, OpenAI ha anunciado una nueva junta directiva, que incluye al ex codirector ejecutivo de Salesforce, Bret Taylor, al exsecretario del Tesoro, Larry Summers, y al director ejecutivo de Quora, Adam D’Angelo. Microsoft obtuvo un puesto de observador en la junta sin derecho a voto y la compañía aún planea agregar más puestos.

Lea mas en El periodico de Wall Street



Source link

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours