La UE llega a un acuerdo sobre tecnologías limpias para competir con China y EE.UU.


Los estados y legisladores de la UE han llegado a un acuerdo para expandir la producción de tecnologías limpias en Europa, desde la solar y la eólica hasta la captura de carbono, mientras el bloque se enfrenta a China y Estados Unidos.

Bruselas quiere reducir su dependencia de China y hacer que Europa sea más atractiva para la inversión después de que Estados Unidos desató una bonanza de 369 mil millones de dólares en subsidios a tecnologías limpias el año pasado.

La Unión Europea anunció los planes el año pasado, impulsada por la preocupación de que el programa estadounidense, que incluye créditos fiscales, pudiera alejar a los fabricantes europeos.

Bélgica, que ocupa la presidencia rotatoria de la UE, anunció que los negociadores habían llegado a un acuerdo provisional.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, quiere que al menos el 40 por ciento de la tecnología verde utilizada en la UE se produzca en el bloque para 2030.

La ley enumera tecnologías «estratégicas» que incluyen la energía nuclear y las energías renovables como la solar y la eólica.

El objetivo del 40 por ciento figura en los planes para una Ley de Industria Net-Zero para apoyar el intento de la UE de convertirse en una economía neutra en carbono para 2050.

Según la ley, las licitaciones públicas se ponderarían según criterios que podrían favorecer a las empresas europeas, para contrarrestar medidas similares de Beijing y Washington.

El borrador también busca garantizar que las empresas puedan obtener permisos más rápido.

La ley entrará en vigor tras la aprobación formal de los estados de la UE y el parlamento.

«Lo más importante es simplemente devolver la inversión a Europa y crear igualdad de condiciones», dijo Anja Lange, directora para Europa del fabricante estadounidense Solar First.

El acceso a tecnologías limpias (y evitar una dependencia excesiva de la tecnología importada) es una importante fuente de preocupación en Europa, y muchos temen que el proyecto de ley por sí solo no sea suficiente para cambiar la ecuación.

China domina la industria de la energía solar y los fabricantes europeos de paneles solares han pedido repetidas ayuda a Bruselas, acusando a Beijing de no jugar limpio.

La industria dice que más del 90 por ciento del suministro de paneles solares de Europa se procesa en China, y China es el mayor socio importador de paneles solares y turbinas eólicas de la UE, según datos oficiales.

Bruselas ha aprendido amargas lecciones de las consecuencias de la invasión de Ucrania por parte de Moscú, que dejó al bloque luchando por encontrar alternativas a las fuentes de energía rusas.

La UE ha adoptado una línea más dura con Beijing en los últimos años, buscando «eliminar el riesgo» de su economía de China, como parte de sus esfuerzos por aumentar la producción nacional.

«No podemos permitirnos depender de China. Ya lo hicimos hace dos años con Rusia. No podemos volver a cometer ese error», afirmó Lange, de Solar First.

El «exceso de oferta» de China no se limita a la energía eólica y solar, dijo Lange a la AFP, añadiendo que las industrias de bombas de calor, electrolizadores y baterías también están bajo presión.

El año pasado, la UE abrió una investigación sobre los subsidios chinos a los automóviles eléctricos, y algunos miembros de la industria tienen esperanzas de que inicie otra investigación sobre los paneles solares chinos.

Pero la comisaria de servicios financieros de la UE, Mairead McGuinness, aplastó tales esperanzas el lunes, diciendo que el bloque debe considerar cuidadosamente el impacto de sus acciones.

«Cualquier medida potencial debe sopesarse con los objetivos que nos hemos fijado en lo que respecta a la transición energética», dijo a los legisladores en Estrasburgo.

© 2024 AFP



Source link

You May Also Like

More From Author

+ There are no comments

Add yours